Más razones para simplificar tu vida.

Cuando comento que soy minimalista a muchas personas las confronta: “mejor ni te invito a mi casa, seguro me tiras todo”, “vas a pensar que soy una acumuladora”, “como puedes vivir con tan pocas cosas”,… en realidad ser minimalista es mucho mas que eso. Es mucho más que espacios blancos y deshacerte de tus cosas. Ser minimalista es vivir con lo que necesitas, con lo que amas y con lo que usas. Es enfocarte en lo que si quieres y deshacerte de todo lo demás. Simplificar tu vida, viviéndola intencionalmente.

El minimalismo no aplica solo a lo material, a tu casa y a tus cosas. Afecta tu estilo de vida. Lo simplifica, le quita lo complicado, lo pesado, lo difícil. Te quita el desorden, visual, mental y emocional. Imagina esto: tu escritorio lleno de cosas, 20 pestañas diferentes abiertas en la pantalla de tu computadora, el fregadero lleno de platos sucios, la mesa cubierta de restos del desayuno y la comida, ropa, juguetes y mochilas en el piso, y 3 proyectos a medias que tienes que terminar hoy! Ahora imagina todo en su lugar, limpio y recogido, todo lo que ves alrededor de ti te encanta y son cosas que volverías a comprar sin pensarlo. ¿Dónde crees que puedes ser mas productivo y creativo?

Cuando simplificamos nuestra vida, obtenemos muchas más ventajas de las que esperaríamos:

  1. Nos sentimos mejor y tratamos mejor a los demás. Al reducir el desorden, nos sentimos más relajados. Al tener menos cosas que hacer, tenemos mas tiempo para estar presentes, para poner atención a nuestro alrededor, a las personas cercanas, a como actuamos y nos comportamos con ellos.
  2. Apreciamos las pausas, los espacios blancos, el silencio. La “ausencia de” despierta nuestra creatividad, nos invita a la meditación y a ordenar nuestras ideas. Dejamos de llenar por llenar espacios y agendas, nos volvemos mucho mas selectivos con lo que traemos a nuestra vida.
  3. Tomamos mejores decisiones. Elegimos conscientemente lo que realmente necesitamos en nuestra vida. Dejamos de comprar por comprar, dejamos de decir que si a todo. Lo que escogemos tiene un propósito y nos enriquece.
  4. Somos mas felices y agradecidos. Nos damos cuenta que la felicidad no recae en lo que tenemos, recae en nosotros mismos. Menos realmente es más. Empezamos a apreciar lo que tenemos en vez de quejarnos y sufrir por lo que nos dicen que deberíamos de tener y querer. Al soltar lo que nos tenía aferrados al pasado o a vidas imaginarias (“cuando adelgace”, “cuando empiece a hacer ejercicio”, “cuando venga la reina a comer a mi casa”, “cuando me saque la lotería”, “cuando tenga tiempo para tejer estas 80 bolas de estambre”, “por si lo llego a necesitar”), nos liberamos de la carga y de esa sensación de tener que vivir preparados para todo y de tener muchos pendientes . Comenzamos a vivir nuestra vida, la única que tenemos, de la forma que queremos, haciendo lo que elegimos hacer, lo que nos hace felices.
  5. Vivimos una vida mas saludable. Desde aligerar nuestro estrés, ya estamos haciendo algo muy positivo por nuestra salud. Y ésto va desatando una avalancha de buenas elecciones: elegimos comida mas sana, hábitos que nos hagan sentir mejor, amistades y relaciones menos tóxicas. Alejamos lo que nos daña, incluido el drama, de nuestra vida.
  6. Nos salimos de la competencia y del consumismo. Nos volvemos libres para elegir, sin necesidad de seguir al rebaño, ni de compararnos constantemente con los demás, porque estamos satisfechos con quienes somos y con nuestra forma de vivir. Esto no quiere decir que dejemos de comprar y de tener cosas. Simplemente vamos a adquirir lo que necesitamos o morimos de ganas de tener, pero haciendo compras conscientes: eligiendo nuestra mejor opción, muy bien pensado, de la mejor calidad, para que podamos disfrutar y usar ese objeto durante mucho tiempo.
  7.  Encontramos nuestro verdadero yo. Sin máscaras, sin comparaciones. Estas viviendo tu vida ideal, todos los elementos están ahí porque tu los elegiste: tu ropa, tus actividades, tus amistades, tus cosas. Cuando todo alrededor tuyo te hace feliz, te sientes bien contigo y eres quien debiste de haber sido siempre. Realmente libre, realmente tú.
  8. Te vuelves mas creativo y flexible. Aprendes a usar tus cosas de mejor manera y a resolver con lo que tienes. Aprendes a fluir con la vida y con las situaciones. El “no estar preparado para todo”, te abre a nuevos aprendizajes y a nuevas experiencias.
  9. Vivimos con menos estrés. Al deshacernos del desorden físico, nos deshacemos del desorden mental. Vivir una vida simple nos da una vida relajada, sin rollos, sin complicaciones, sin tensión, una vida en equilibrio.

Se antoja, no?

¿Y sabes qué? Es muy sencillo. Sólo tienes que elegirlo. Y no te asustes, no hay un solo tipo de minimalismo ni tiene que ser igual para todos. No tienes que deshacerte de todas tus cosas ni abandonar todos tus compromisos, sólo tienes que elegir lo que te da felicidad, lo que necesitas y lo que realmente vas a usar y después, deshacerte del resto. Te vas a quitar un gran peso de encima, te vas a sentir libre y ligero. Simplifica tu vida de la forma que te haga más feliz a tí. Y si llegaras a necesitar ayuda, contáctame.

 

Advertisements

One thought on “Más razones para simplificar tu vida.

  1. Muy lindo y cierto amiguita!
    Sentí que te basaste en mi casa y mi comentario para escribir este blog😉

    Enviado desde mi iPhone

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s